domingo, 12 de julio de 2009

POSADO FELINO



Su elegancia es indiscutible.
Intenta mostrar indiferencia al no mirar directamente a cámara, pero su postura la delata haciéndola aun más interesante.
Orejas firmes, mirada clara, su cuerpo erguido muestra el blanco pelaje de su pecho, resaltando su rosada nariz. En el centro de su cabeza se dibuja un pequeño triangulo que separa a los lados un negro intenso para destacar la profundidad de sus ojos verdes.
Sus dos patitas delanteras colocadas perfectamente simétricas, abrazadas con suma distinción por su hermosa cola negra que pone el colofón final a su refinamiento.
La luz del atardecer que entra por la ventana resalta aún más su belleza.
Sí, ya lo sé, tan solo es un gato.
Mi gato, el que mejor posa ante la cámara.