domingo, 14 de marzo de 2010

DULCE DESPERTAR



Todavía duermo y te siento llegar. Te acercas muy poco a poco para no despertarme, me observas fijamente, sin parpadear tan siquiera, después de un largo rato sin encontrar respuesta y tras recorrer todo mi cuerpo con tu mirada, algo decepcionado, te marchas.
Pero no tardas mucho en volver a intentarlo, esta vez estas tan cerca de mí que puedo sentir tu felicidad, en tu manera especial de respirar y ya no me puedo resistir.
Empiezas con una caricia detrás de otra, sin cansarte, sin descanso, hasta encontrar una respuesta, y esta claro que la encuentras, ya que es imposible negar una caricia a alguien que pone tanto empeño, ganas y paciencia, tan solo esperando ser correspondido por este mismo cariño.
Aunque ese alguien sea mi gato